Cabecera de la web


  • Faceboook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
  • LinkedIn
  • QuieroLeer
  • Rss
  • YouTube
  • Manuscritos

Entrevista a Romina Naranjo, autora de 'Al pie de la montaña'

Entrevista a Romina Naranjo, autora de 'Al pie de la montaña'

Nacida en Las Palmas de Gran Canaria, el 24 de febrero de 1988. Su lado creativo se despertó muy pronto. Aprendió a leer con tres años y empezó a escribir pequeños cuentos y textos en el colegio. Es autora de varias novelas y Al pie de la montaña es la primera que publica en Titania. Nos habla de ella bajo estas líneas.

¿Cómo surgió la idea del libro?
No fue algo que llegara de repente. Hacía mucho tiempo que tenía en mente una historia como esta. Me gustaba el escenario y la posibilidad de crear un personaje como Harry, arraigado a la tierra, a su familia y sus costumbres. Tenía muy claro que tenía que tener una trama lo bastante interesante y enredada como para que atrajera a los lectores, porque el día a día de una granja en la Virginia de 1922, por sí mismo, puede resultar repetitivo, así que decidí mezclar la idea bucólica de la vida del oeste con un poco de suspense y unos pequeños toques de thriller.
El romance, las pasiones que se abren paso conforme la nieve va cayendo… hicieron el resto. La historia me fue atrapando y se fue consolidando por ella misma, saliendo de rincones de mi cabeza donde llevaba mucho tiempo esperando.

 ¿Qué te atrajo a escribir un western?
¡Me encanta el western! Creo que no hay una sola película de Clint Eastwood que no haya visto. Me gusta el misticismo que se esconde detrás de toda esa puesta en escena, los sombreros Stetson, la ley seca, los pueblos de otra época con su sheriff y sus tabernas. Esas mujeres y hombres que encontraban el equilibrio en una vida que ahora nos parecería llena de privaciones, pero que tenía una riqueza natural que siempre me ha atraído.
He querido escribir un libro como Al pie de la montaña desde siempre, pero tenía muy claro que no era una novela a la que pudiera viajar estando poco preparada. No quería cualquier cosa, caer en errores históricos o ver como el entramado y todo ese punto clásico que se esconde tras la vida western se me desplomaba por mi incapacidad para hacerlo real. Yo quería hacerlo, pero quería hacerlo bien.
Tuve que esperar mucho, y necesité preparar y escribir otras historias antes de encontrar el coraje y la fuerza para embarcarme en esta. ¡Valió la pena! Lo disfruté muchísimo, cada párrafo y escena fueron una auténtica gozada y no descarto, en el futuro, repetir.
De esta época me atrae todo, el sentido de arcaica caballerosidad, los modismos, las formas de actuar y ser, cómo un hombre tenía responsabilidades y respeto máximo por sus familiares, como todo el pueblo se echaba a la calle para ayudar a un vecino, la fuerza de esas mujeres capaces de trabajar y cuidar de su familia… ¡es una gozada!

¿Cómo es Bree Caser, la protagonista?
Es una mujer fuerte. Es una heroína en su propia manera de pensar y actuar. Por supuesto, Bree está enmarcada en la época en la que transcurre la historia y eso debía reflejarse en su carácter y manera de hacer las cosas… pero quería llevarla un paso más allá.
Mi intención para ella es que fuera cambiando en el transcurso de la novela. Al principio, Bree es muy confiada y no se cuestiona los peligros a los que puede llevarla el tomar malas decisiones. Es ingenua, joven e inexperta, y eso la lleva a un lugar temible y pone su vida en serio peligro.
Después, conforme conoce el mundo y empieza a entender a las personas, evoluciona y se convierte en alguien diferente. Yo no quería que Bree reflejara solo el papel de damisela en apuros. Quería que intentara ponerse a salvo a sí misma una vez se diera cuenta de que algo malo la estaba acechando.
Cuando encuentra a Harry su situación es mala, pero es consciente, —y también él, y por eso antes que cualquier otra cosa, siente mucho respeto hacia Bree— de que podría haber perdido la vida si no hubiera encontrado el coraje para intentar salvarse a ella misma.
De Bree me gusta su capacidad para dar cariño. Es generosa, siempre está dispuesta a ayudar a todo el mundo, en ella no cabe la maldad, aunque la haya conocido y sufrido en su propia piel; no se aprovecha ni espera sacar ventaja de nadie, y tampoco quiere que sus problemas afecten a la vida de otras personas. Su intención es salir adelante, escapar y lograr sobrevivir. No quiere enamorarse de Harry porque no considera que lo merezca, carga con muchas cosas de su pasado que la atormentan y avergüenzan; pero el corazón y la cabeza no siempre van de la mano… ¡habrá que ver si después de todo lo ocurrido es capaz de volver a confiar!

¿Y Harry Murphy?
Harry Murphy es… —me encanta la definición que dio Esther Sanz, editora de Titania cuando leyó el manuscrito— el chico Marlboro. Es ese tipo de hombre que una imagina encontrarse en medio de un bosque frondoso, subido a su caballo, con el ceño fruncido y el pelo revuelto bajo el sombrero.
Un tipo algo hosco, que dice más con sus ojos azules y sus gestos que con las palabras, pero que es capaz de demostrar una ternura y un amor tan grandes como las montañas.
Harry sabe cuál es su lugar en el mundo. Cuidar de su familia y trabajar en su granja es para lo que ha sido criado. No se siente atrapado en su realidad, pero es un hombre adulto que ve como las cosas a su alrededor cambian mientras él prosigue igual. No tiene esposa, ni hijos propios, y su única función es hacer que las cosas vayan bien para todos los demás. Aunque no es el único hombre de la casa, el peso principal de las tareas recae sobre su espalda, y no se plantea abandonar ni buscar un futuro diferente porque tiene asumido que eso es lo que existe para él.
Cuando Bree se le cruza en el camino, le molesta. Interfiere en sus planes, en su apretada agenda de granjero malhumorado… y le gusta. Ella le encanta y es incapaz de sacársela de la cabeza, porque ve la fortaleza y el valor bajo los temblores y el miedo que refleja la expresión de ella. Siente deseos de cuidarla, pero también siente, y esto es importante, que ella podría cuidar de él.
Harry es un buen hombre, respeta a las mujeres, valora a todo el mundo e intenta ser firme en sus propósitos y creencias. Es un hombre recto, que distingue muy bien la línea que separa el bien del mal, por lo menos, hasta que las pasiones empiezan a tomar el control. Hará cosas que pondrán su código moral en duda, porque cuando Bree entra en su vida, empezará a dejarse llevar por el corazón.
Apasionado, confiable, leal, fuerte y noble. Eso define a Harry Murphy, que sabe bien que no es perfecto y no tiene problemas en confesarlo. Lucha por lo que quiere, es tenaz y persistente. ¡Una maravilla de personaje que espero enamore a las lectoras como ha hecho conmigo!
Creo que se nota.

Entrevista a Romina Naranjo, autora de 'Al pie de la montaña'

¿Puedes hablarnos de tu próximo proyecto?
Pues este año 2018 además de Al pie de la montaña publicaré otra novela, aunque de temática bastante diferente. Se trata de una historia juvenil y contemporánea, algo que me habían pedido… pero de lo que todavía no puedo dar demasiados datos, salvo que pronto empezaremos a trabajar en su preparación y que creo que estará lista para el último trimestre del año, si las cosas van bien.
En cuanto a otros proyectos, estoy trabajando en una historia romántica muy sentimental, llena de tipos diferentes de amor, divertida, con parejas que se entremezclan con los protagonistas y que intentan encontrar la felicidad de la mejor manera que pueden. Vencer miedos y pérdidas, aceptarse como son, atreverse a querer sin reservas. Está en proceso de trabajo y tengo muchas ganas de avanzar y profundizar en la historia y dejar que me guie y luego… ¡ya veremos! Si algo me ha enseñado Al pie de la montaña es que cualquier cosa es posible.

¿Te gustaría añadir algo más?
Estoy muy agradecida y orgullosa de que Al pie de la montaña forme parte del catálogo de Titania. Mucha gente sabe, porque creo que he contado la historia mil veces, que cuando la terminé y valoré el resultado, entendí que no había para este western otro lugar posible más que Ediciones Urano. No concebía que nadie más leyera el manuscrito, y así fue.
Escribí a Esther Sanz y le conté el sueño de mi vida, le hablé de Harry Murphy, de los Apalaches, de la huida de Bree y de cómo el amor era capaz de calentar hasta el invierno más frío. Le dije “quiero que la tengas tú y nadie más” y ella, que se convirtió en mi Hada Madrina, aceptó leer el borrador.
El resto es… ¡un cúmulo de suertes! La espera parecía interminable, el cartel de autores con que cuenta Titania es soberbio y la impaciencia me devoraba… pero al final, aquí estamos, a punto de ver nacer un proyecto que considero un punto de inflexión en mis aspiraciones como escritora. Un libro especial, incomparable. Una novela que adoro y de la que me declaro enamorada, que está en el lugar que soñé para ella.
No puedo sentir más agradecimiento del que ya siento, ahora solo me queda esperar que los lectores experimenten al pasar las páginas lo mismo que yo al escribirlas.
Muchas gracias a todos los que han hecho posible que este libro sea una realidad. Gracias por llevar Al pie de la montaña allá donde esté destinada a llegar. Y a todo el que se embarque en el viaje, disfrutad la vista y la montaña. No tengáis miedo de perderos, Harry Murphy siempre, siempre, os encontrará.

Volver...
Compartir:
FacebookTwitter

Aviso legal Política de cookies Protección de datos | © Copyright 2014 EDICIONES URANO | Plaza de los Reyes Magos, 8. 1º C. 28007 Madrid - España

A papiro company