Cabecera de la web


  • Faceboook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Instagram
  • LinkedIn
  • QuieroLeer
  • Rss
  • YouTube
  • Manuscritos

Entrevista a Alexandra Roma, autora de 'Solo un amor de verano'

Entrevista a Alexandra Roma, autora de 'Solo un amor de verano'

Alexandra Roma nos habla de su segunda novela publicada en Titania, Solo un amor de verano.

¿Qué encontraremos en Solo un amor de verano
Solo un amor de verano es la historia de Ambrose, Sofía y el resto durante Aquel verano y Un otoño cinco años después en Cudillero. Un camino de amor, amistad y familia, de crecer, de caerse y de levantarse soñando con volar. Es sentir como en una montaña rusa, gritando y conteniendo la respiración con vértigo para terminar con una sonrisa y el corazón acelerado.  
Una novela que habla de atardeceres en la playa, faros, colores que son más de lo que aparentan, verbenas, escribir con la yema de los dedos sobre la piel, besos salados y descubrir si los amores de verano son capaces de sobrevivir al paso del tiempo… o no.  
Es dejar atrás Martes. Ya lo comprenderéis.  

Háblanos de los protagonistas, Sofía y Ambrose.  
Sofía es fuerte y vulnerable, coqueta, divertida, risueña, pasional… La chica de las trenzas que aparece un verano en Cudillero y le descoloca.  
Ambrose es… el mar. Incontrolable, impulsivo, con carácter, repleto de lealtad y pasión, como las olas que se alzan y casi rozan el cielo. El chico de mirada azul y pelo revuelto que se cuela en un propiedad privada y sabe a sal y algo más. A lo que deben saber todos los besos en verano. A ilusión.  

¿Cómo surgió la novela? En los agradecimientos lo apuntas.  
Intento ubicar en el calendario el día que empecé su historia y la verdad es que no lo logro. ¿Una semana antes de que todo cambiase? ¿Dos? ¿Un mes? El caso es que el 14 de marzo de 2020 se declaró el Estado de Alarma por la Covid-19 y asistí a mi primer aplauso en la ventana con el corazón encogido, llorando y sintiendo que el mundo se estrechaba. Los días siguientes tenía incertidumbre, miedo y tristeza, mucha tristeza, posiblemente más de la que había experimentado en toda mi vida. 
Y, entonces, aparecieron ellos. Recordé que tenía en mi portátil un folio con algunas líneas que hablaban de una historia al lado del mar y me puse a teclear. Les utilicé como terapia. Para escapar. Para aguantar. Fueron mi ventana al mundo exterior que tanto echaba mucho de menos, un verano en el invierno más duro.  

También comentas que escribirla te ayudó durante el confinamiento… 
Por supuesto, el otro día me preguntaban por qué escribí esta novela y contesté que, porque lo necesitaba, y es cierto. El confinamiento fue una etapa dura, triste, oscura, y me considero una afortunada por tener esta evasión, por encontrar en la escritura un hogar cálido que siempre me salva.  

¿Te gustaría añadir algo más? 
Pues… ¿Qué os parece un pequeño fragmento en exclusiva? 😊 
«Fue tan íntimo que, cuando se puso de puntillas para acariciar sus labios, ambos se preguntaron si ese beso lento no había empezado antes usando solo los ojos. Un contacto suave, dulce. Muy diferente al anterior. Más… real en el pecho. Y, cuando terminaron, de una vez por todas se produjo el milagro, sí, milagro…  
Sofía Quintana y Ambrose Oliver se abrazaron.  
Y puede que el mundo no temblase, pero ellos sí que lo hicieron.»  
 

 

Volver...
Compartir:
FacebookTwitter

Aviso legal Política de cookies Protección de datos | © Copyright 2014 EDICIONES URANO | Plaza de los Reyes Magos, 8. 1º C. 28007 Madrid - España

A papiro company